viernes, abril 28, 2006

Cupido por un día

Hace exactos cuatro años tuve un laburo que iba a durar un mes. Ni un día más, ni uno menos. Me contrataron para la cobertura del Mundial. Al principio, como todo laburo, estuvo muy bueno. Pero cuando Argentina quedó descalificada, el bodrio quedó consumado. Entonces, no quedó más remedio que buscar otra diversión

En esa redacción había una chica que por ese entonces era mi amiga. Creo que no habían pasado dos horas de mi primer jornada laboral y ya me había confesado que le gustaba mi jefe. Más que enamorada, se la veía curiosa. Manejaba el dato de que el muchacho (¿cómo decir esto sin sonar pelotudo o grosero?) venía bien dotado (qué pelotudo queda 'bien dotado'. Prefiero decir 'pijudo' y a otra cosa)

Como dice el protocolo, ella me hizo jurarle que guardaría su secreto y que jamás se lo contaría a nadie. Durante ese mes, yo la llamaba para que viniera al sector de Deportes con cualquier excusa y después me iba, así quedaban solos. Coqueteos de oficina

Más allá de que ella era bastante obvia en su accionar, el flaco no sospechaba de sus verdaderas intenciones. Algunos dicen que esa falta de perspicacia era por su condición de provinciano pero, seamos sinceros, todos hemos visto gente del interior que eran auténticos pícaros. Para no hacer largo el relato, me salto un par de capítulos y pasamos directamente a mi despedida de la redacción

El Mundial había terminado y con él mi participación en esa redacción. Saludé uno por uno a mis compañeros y a mi jefe le pedí que me acompañara a un costado. Le agradecí por ese mes de laburo y dije alguna formalidad más. 'Y dale para adelante con ella, eh, que tiene toda la onda con vos'

Al mes me enteré de que mis palabras habían sido clave para que ella se sacara la duda sobre su mito. A ella jamás le conté lo que hice. Las veces que me lo encontré a él después de ese día, sentí que estaba en deuda conmigo

4 comentarios:

Lake dijo...

Muy grossa la anécdota.
Y decir "bien dotado" no está mal che...

Juancho G dijo...

una pregunta, que tal estaba la señorita? pregunta obligada, que justamente me toca hacer a mi, pero que viene al caso, ya que se sabe de las supuestas "condiciones" del provinciano, pero no de la dama en cuestion, o sea faros, tren delantero (notese que no dije gomas)carroceria en general y por supuesto baul: amplio, chiquito pero cavedor, solo chiquito, etc etc.

Titín dijo...

por lo menos la viste caminar arqueada de piernas?

contá !

jose dijo...

lake: a mi es un término que me suena medio sarlanga

juancho g: es una mina dable. No mucho más. Si te ponés en exquisito, le falta de todo, pero bueh, dicen que el que elige, no coge

señor titín: no tengo más data, sé que tuvieron sexo, pero no mucho más