miércoles, agosto 03, 2011

Campañas

El periodista de Página 12 Fernando Krakowiak posteó cinco campañas y no puedo más que afanárselas y citarlo, porque son tan buenas que las tiene que ver más gente.


José Manuel De la Sota, candidato a gobernador de Córdoba


Mario Fiad, candidato a gobernador de Jujuy


Alberto Hernández, candidato a intendente de Córdoba


Luis González, candidato a intendente de Vicente López


Raúl Panero, candidato a intendente de Pilar

jueves, julio 14, 2011

Uh, oh

El martes me enteré que mi vieja va a votar a Macri en el ballogate. Ayer mi viejo me dijo lo mismo. Me deprimió mucho la noticia. Ella tiene una pesada herencia gorila y no está dispuesta a cortar la tradición justo ahora. "Son los dos lo mismo", redujo él. Les empecé a reenviar algunos mails, como los que cuentan que en el Borda no hay calefacción, con la lejana esperanza de que cambien de opinión. En días en los que no dejo de preguntarme por qué lo votan, David Byrne, ídolo y referente, aparece con él.

No lo aguanto más, no lo voy a aguantar otros cuatro años. En estos días agradezco no vivir en Buenos Aires para no escucharlo, no verlo en la tele, a él ni a sus asesores, cancheros, soberbios contenidos, que saben que es mejor seguir sonriendo y diciendo frases tan inteligentes como "somos vos", "juntos podemos", "vamos juntos" y de mientras abandonan la educación pública, los hospitales, matan a los locos, piden y ponen más policías. Siempre más policías. Van a ser años largos. En cuatro años colapsó a la ciudad, vació la cultura, cerró espacios de expresión, hizo mierda el Colón, subejecutó presupuestos, metió a sus barras bravas en el Indoamericano. Salta a los ojos que la ciudad está mucho peor desde que él la gobierna.

No soporto más sus pasitos cuando gana, su supuesta espontaneidad, no sabe ni festejar, no sabe hablar, no sabe gobernar. Pero encontró un discurso y una forma de contar sus cagadas en los que creen un par de millones de argentinos. Macri lo hizo.

miércoles, julio 13, 2011

Bien rodeado

Mi amigo Fede ganó el concurso literario que organizó Racing, el club de sus amores. Le van a dar una camiseta firmada por el plantel y una medalla. Eso es estar bien rodeado

viernes, junio 17, 2011

Groso mal

Y llega un día en que volvés a creer en el periodismo digital o lo que carajo sea esto.

sábado, junio 04, 2011

Parecido no es lo mismo

Este tema


me suena muy parecido a este otro


Maru Kogan tenía la teoría de los temas que son primos y se parecen mucho. Sin embargo, este caso lo relaciono más con el choreo

martes, mayo 31, 2011

Cita de 'Sumo', de Pettinato

Por suerte, me cumplieron un pedido y me llegó a Alemania 'Sumo', el libro que escribió Roberto Pettinato, del que había leído varias críticas buenas. A mis amigos de La Bombachita les mandé por mail estos fragmentos y, ya que hice el esfuerzo de tipear, lo copio acá también.

Copio casi entera la página 42:
En esos tempranos ochenta nadie pensaba en el dinero o al menos eso parecía. De todos modos, se sabía que los Soda Stereo lucían millonarios mientras que otros sólo se conformaban con hacer alarde de sus volados en los puños o sus cabellos erizados hasta el techo, como puñales de una planta desconocida. En el medio de todo esto estábamos nosotros, los Sumo, una banda de forajidos sin estilo, sin maquillaje, sin vestuaristas locas embravecidas por las anfetaminas. Parcía que no teníamos nada que mostrar en una fiesta privada. Pero Luca tenía algo en claro, como bien me lo dijo un día: "Si no nos pagan, no tocamos". Eso me quedó grabado para siempre. ¿Por qué? Porque jamás imaginé que Luca podía pensar en el dinero cuando lo único que tenía era una remera, un par de anteojos en forma de ventanas semicerradas y un bolso en el que trasladaba de un lado al otro con una botella de ginebra Bols de envase terracota y un hueso disecado, como un fémur, que usaba para mostrar sobre el escenario y decir: "Éste es el hueso de mi abuela! Ahora nos lo vamos a fumar".

Sin embargo, Luca creía -y así me lo transmitió claramente-que no éramos otra cosa que músicos, "y a los músicos, cuando tocan, les pagan". Nunca me había sentido así, ni siquiera había sospechado que éramos tan sólo eso hasta el día que, en efecto, nos pagaron un show en Halley y él agarró todo el dinero y se puso en cuclillas. Ahí pude ver el ritual que jamás había visto antes: uno a uno, dividiendo en seis partes, iba colocando los billetes hasta formar pequeñas pilas iguales.



Página 35 (viene contando de uno de los primeros shows). Al terminar cada tema, nadie dejaba su vaso para aplaudir o para decir "quedense" o "váyanse". Nada. la nada total; tocábamos delante de niños de cartón o para nadie. Luca cantaba en inglés, y su castellano no estaba aun menos depurado que el de un joven que viene de intercambio cultural.
No había hostilidad. Tampoco aceptación.
Comenzamos a recoger los equipos y volvimos a Hurlingham completamente...¡satisfechos!
Si no lo habías entendido antes, ahora era el momento para saberlo: "Lo importante es tocar", esa frase que escuché de Prodan durante toda la vida. No había que ser un fósforo que sueña con incendios de bosques. Ni siquiera lo contrario.
Simplemente tocar. ¿El porqué? ¿La teoría? ¿El concepto? No lo sé. Tal vez sea el secreto que ni siquiera conocen los zorros malandras.



jueves, mayo 19, 2011

Oído al pasar

Por mail, mi mamá me transcribe lo siguiente:

Subte casi vacío, enfrente de mi un muchacho vestido con ambo. Pasa un señor, se sienta al lado, lo saluda:
- Hola doc.
El tipo lo mira y dice:
- ¿Hernia?
- Sí
- ¿Cómo anda?
- Bastante bien, pero tengo un dolorcito acá
- Debe ser una hernia chiquita nueva.
- ¿No será la malla que pincha?
- No, imposible. ¿Como era su nombre?
- Calvete
- Bueno, Calvete, vengase cualquier jueves después de las 12 que lo vemos
- A propósito doc, ¿qué onda con la doctora rubia?(movimiento de cejas)
- Nada, Calvete. Operamos juntos, nada más

lunes, mayo 02, 2011

Berlín

Si quieren leer la nota sobre Berlín que escribí para Concepto F., la revista de Ford, hagan clic acá

viernes, abril 22, 2011

Mucho punch

Cuando tenga una agencia de modelos le voy a poner 'Mis chiquitas'

martes, abril 12, 2011

Mundo Caca

Apenas me mudé solo, recibí de alguien, no me acuerdo quién, creo que fue mi hermana, uno de esos recipientes que sirven para poner juntos al aceite y vinagre. Me parecía genial y hasta lo veía lindo. Con el tiempo, fui comprobando que el aceite siempre se chorreaba y que refillear el vinagre era una tarea imposible. El vidrio se puso cada vez más pegajoso y dejé de usarlo a los pocos meses

Pocos elementos hogareños terminan engendrando un mundo caquiento a su alrededor en tan poco tiempo como estos pequeños adminículos, que ni nombre propio tienen

miércoles, marzo 30, 2011

'Dirty dancing', de Emile Ardolino

Una amiga, cuya identidad no revelaré, una vez fue de vacaciones a Brasil y conoció al chico más lindo. Se lo levantó, se lo pistoleó todo lo que pudo y se enteró que él, en realidad, era medio gato y que durante el día, y también casi todas las noches, debía acompañar a una vieja. Cuando podía, el minino, sigiloso, se las ingeniaba para escaparse y darle murra a mi amiga, que todavía no puede creer el regalo que le hizo la naturaleza

Hoy me acordé de esa historia mientras veía 'Dirty dancing' por primera vez (no creo que haya una segunda). Sólo una tarde de lluvia y fresquita en Alemania logró que viera semejante clásico. Metí la mano en Cuevana y salió esta peli, a la que me entregué munido de galletitas de chocolate. La historia es atrapante, ya verán los que no la conocen: la joven Baby viene de una familia muy conservadora, es medio timidona y mantiene un vínculo algo sospechoso con su papá: se prometen decirse siempre la verdad, se ayudan, son mejores amigos

Durante unas vacaciones en un lugar tipo Club Med, pero sin playa, Baby conoce a Johnny, un profesor de baile muy chongo, que se levanta a todas las minsa que quiere y los ricachones le pagan para que atienda a sus mujeres. Un gato como el que cazó mi amiga en Brasil. Baby se prende fuego cada vez que se lo cruza y se mata a pajas pensando en él, aunque la peli no insinúa esto último, que me lo inventé yo, pero es obvio que le dedicó unas cuantas, mientras su hermana dormía en el mismo cuarto y soñaba con papá

Caliente como estaba, Baby se decide a buscar a Johnny por todo el complejo, hasta que descubre que los empleados del hotel viven en otro edificio, al que ella tiene prohibida la entrada, en el que bailan una danza en la que se apoyan todo el tiempo. Con unas canciones ochentosísimas de fondo, los empleados se frotan sin parar y de un modo muy gracioso. Baby descubre el pecado y se entrega a los brazos de Johnny, que al principio se hace el difícil, ni siquiera le toca una teta cuando bailan en el agua y ella tiene una musculosa sin corpiño, pero después entiende que Babylo quiere bien y que está ante una oportunidad única de ascender socialmente

Intenté poner un video para ilustrar el post, pero cuatro videos distintos me dijeron que estaban desactivados y no tuve más paciencia.'Dirty dancing' me hizo reír mucho y me memoricé unos cuantos pasitos para hacer en cuanto pueda

martes, marzo 29, 2011

'El escritor comido', de Sergio Bizzio

El primer capítulo me gustó mucho. Empecé el segundo como quien aborda una porción de algo a lo que le tiene ganas pero, sin aviso previo, el capítulo entero estuvo dedicado a otra historia. Hasta su última línea, donde retomó con la anterior, la del escritor más exitoso de Brasil, súper vendedor, millonario, que aprovechaba haber sobrevivido a un accidente de avión para hacerse pasar por muerto y ver qué decían los medios y los colegas de él

A medida que fueron pasando las páginas, la historia se fue yendo más a la mierda, hasta llegar a los adolescentes que fumaban hash en el último capítulo. En casi todo momento encontré frases ingeniosas, personajes que me cayeron bien o algún recurso que me gustó. Me atrajo su mirada ácida del mundo de la literatura y me gustó su sentido del humor, aunque el devenir del protagonista me fue interesando cada vez menos. Me hizo compañía durante unos días y me distrajo buena parte de un viaje en tren

miércoles, marzo 16, 2011

Nuevo blog!

Pueden leer nuestras aventuras europeas en nuestro nuevo blog: Zurük in die Zukunft

Negocios para gordos (versión alemana)

En Mannheim me crucé con Rubens y me acordé de esta vieja sección, desde la que intenté mostrar cierta discriminación que veo en estos negocios. ¿Por qué siempre quieren mostrar a la gordura como algo simpaticón e intentan quitarle angustia con imágenes divertidas o bonachonas? En Rubens siguen un poco esa línea


La vidriera estaba decorada con muñequitos de gordis tomando sol

Qué blusa, mami, eh

lunes, marzo 07, 2011

Aviso

Ahora que está cerca la partida, les aviso que me convertiré en un tilingo en cuanto pise suelo europeo. Recordaré con horror el ruido de la calle Sarmiento y se me cerrarán los pulmones al evocar el smog porteño. Cuando monte mi bicicleta por los caminos alemanes me reiré de la ciclovía de Mauricio y el Parque Centenario parecerá un baldío al lado de los parques en los que haré pic nics. Voy a extrañar la carne, la pizza y el helado. Pero todas las birras que pienso tomar harán que el fernet se extrañe menos. Voy a adorar su limpieza, orden y puntualidad. No me pienso escandalizar si un nuevo amigo en lugar de invitarme a tomar mate me da cita para la semana siguiente. Volveré diciendo que 'lo que acá nos falta es...' o bien 'si hay algo que no extrañé fue...'. Y ojalá se me pegue un poco de tonada o algunas palabras en otro idioma

domingo, marzo 06, 2011

Te digo y te repito

Hace unas semanas les decía que volví de mi luna de miel más fana que nunca de Brasil. Hoy les traigo un nuevo ejemplo para que me entiendan por qué insisto en que tenemos mucho que aprender de ellos. Mientras acá nos conformamos con Grupo Play, allá tienen a Joao Bosco & Vinícius, que también son unos grasas, pero no me digan que prefieren a esos durangas con anteojos negros y que tienen menos swing que Sabina. Miren, sino:

Grupo Play:


Joao Bosco & Vinícius:


¡Es lo mismo pero más barato!

martes, marzo 01, 2011

Se acomodó la brújula

En marzo del año pasado se me rompió la brújula. Me echaron de un laburo que tenía hacía más de cuatro años y que estructuraba mi economía que, como la de casi todo freelancer, era bastante ciclotímica. Pasé unos meses perdido, sin tener demasiado claro qué quería hacer. ¿Armo una productora de contenidos y me pongo a agarrar cualquier laburo que salga? ¿Abro una agencia que se dedique al marketing 2.0 de bandas de rock? La cuestión económica se fue acomodando, gracias a un laburo nuevo, y también gracias a mi abogado, y me inventé la posibilidad de apostar por proyectos propios. Cuando me estaba acomodando a ese nuevo escenario, apareció la oportunidad de instalarnos en Alemania por dos años. De nuevo la brújula se me rompió en la mano. ¿Y ahora? ¿Qué hago en Alemania? Una vez que pasó el susto inicial, me imaginé con tiempo para escribir lo que quisiera. ¿Pero de qué podría escribir? Me puse a pensar en eso y esta vez tuve ideas mucho más terrenales que abrir una agencia que se dedicara al marketing 2.0 de bandas de rock. Empecé a trabajar en dos proyectos que fueron tomando forma, crecieron y se fueron convirtiendo en realidad. Ya está confirmado que voy a escribir uno de esos libros desde allá y al otro le tengo tanta fe que estoy seguro que saldrá para más adelante

Al principio, me incomodaba cuando me preguntaban '¿y vos qué vas a hacer allá?'. Ahora digo 'voy a escribir un libro' y me siento Gardëlën

viernes, febrero 25, 2011

Pequeñas rebeldías

Por hacerme el rebelde y sacar la basura a cualquier hora, los secuaces del inútil de Mauricio multaron a mi edificio. Ahora en la puerta de entrada de casa hay un cartel que advierte sacar la basura a horario. No di la cara frente a los vecinos, ni pienso hacerlo, pero seguro que ya saben que la multa llegó por mi culpa

miércoles, febrero 23, 2011

Oído al pasar

En la avenida Córdoba y Palestina, una madre le dijo a su hija adolesente: 'Cuando volvamos a Gualeguay vos vas a ir al nutricionista'

domingo, febrero 20, 2011

Qué lindo cuando los grandes se juntan




Cabe aclarar que la foto de estos dos genios tropicales la vi en Facebook y no pude más que ponerla de fondo de pantalla

jueves, febrero 17, 2011

En las buenas y en las malas

Hace unos meses, pusimos al payaso brasilero Tiririca en nuestro olimpo de nuevos ídolos por haber conseguido una banca de diputados, igual que la histórica dupla Bebeto - Romario. Hoy queremos bancarlo más que nunca, justo un día después de que se confundió de botón en la Legislatura y terminó votando a favor de la oposición, justo lo contrario que él quería

miércoles, febrero 16, 2011

Baulera

A menos de un mes de mi partida hacia la tierra de la cerveza, la salchicha y las consonantes, me sumergí en la baulera de mis viejos para comprobar que allí no hubiese enterrado algo que pudiera necesitar. Me encontré con una bicicleta que mi viejo me regaló a los 12 y usé poco, con una hamaca paraguaya que nunca encontró su lugar y con mi vieja compu de escritorio. Entre unas sillas que eran de mi abuela, al fondo de todo, en el lugar más húmedo, encontré una caja llena de fotos de la juventud de mis viejos. En la playa, en cumpleaños, con familiares, muchas fotos de ellos con sus primeros sobrinos, de esa época en la que todavía no eran padres. Estaban pegoteadas con los negativos, hongueadas, dobladas. Mi vieja aparece con vestidos bastante copados y mi viejo está haciendo una morisqueta en casi todas las fotos. Recaté las fotos, elegí algunas, me las llevé y se las dejé arriba de la mesa. No entendí cómo habían llegado hasta ahí esas fotos, por qué no les interesó cuidar, por ejemplo, las de su casamiento. Ayer le comenté algo de todo esto a mi amigo Edu, que ya es padre, y me dijo que ni intente entenderlo, que él se da cuenta que su hijo nunca va a entender algunas cosas que hace él y que le parece lógico. No estaba en condiciones de llevarle la contra así que le di la razón, pero igual me dieron pena esas fotos ahí abandonadas

martes, febrero 15, 2011

sábado, febrero 12, 2011

Una sola certeza

Cuando falta menos de un mes para irme a Alemania, tengo muy pocas cosas confirmadas y una sola certeza: hay fulbito en unas canchitas públicas los martes de 18 a 19.30 por 3 euros. Llego con la camiseta de Buenos Muchachos, un dream team que integré, con la 5 la espalda. Si entro en racha y tomo confianza, un par de semanas después me clavo una vincha y digo que soy el primo enrulado del Pájaro. Total, no me conoce nadie

jueves, febrero 10, 2011

'Missing', de Alberto Fuguet

El tío Carlos se perdió. Nadie sabe dónde está. En realidad no se perdió. Simplemente dejó de llamar, de escribir cartas. Se mudó y cambió de laburo sin avisarle a nadie. Ningún familiar logró contactarlo y él no dio señales durante años. El sobrino preferido, el único que le dio cariño a esa oveja negra que siempre hizo regañar a papá, el sobrino artista, el único que se preocupó por entenderlo, decide ir a buscarlo. Y se zambulle en los Estados Unidos como si fuera una gran pileta y da muchas brazadas hasta que encuentra algunas pistas


Me gustó mucho la forma que usó Alberto Fuguet para contar casi toda la historia. Una primera persona en función de un personaje principal que, en este caso, es un enigma familiar. El tío Carlos se mandó mil cagadas, estuvo preso, se casó un par de veces, no tuvo hijos ni empleos demasiado estables. Fue hippie y representó a Estados Unidos en una guerra. Además, era percusionista. Cuando el autor era chico, su tío era su ídolo familiar. No podía dejarlo ir, como hizo todo el resto de la familia

Copio un fragmento de la mejor parte del libro, la que está escrita en primera persona, como si el tío contara sus peores y mejores días:
le digo fuck the taxi, fuck the plane, i'm driving back,
me lo llevo,
quiero estar en el desierto antes de que esté oscuro,
quiero ver el desierto rojo y naranja
y le hago el cheque,
se lo lleno con cuidado
mirándolo a los ojos,
conversando, hablando de vegas y recomendándole shows,
hoteles donde tienen los mejores bufés,
y él me cuenta que es nuevo,
que trabaja a comisión,
que esta comisión le viene del cielo
que este fin de semana será bueno para él
que se va a dar un gusto,
y me llena los papeles,
me pasa las llaves y me hace firmar,
sé que ya es mío,
que lo hice,
lo hice de nuevo,
me estoy saliendo con la mía,
puedo ser bueno para esto,
a veces uno sí tiene una segunda oportunidad,
ahora hay computadores
para chequear las cuentas de los bancos,
el banco estaba cerrado,
ya era viernes,
estaría cerrado hasta el lunes,
el mormón o su jefe no podría confirmarlo
o enterarse
de que no tenía fondos hasta el lunes por la mañana.
dos cosas podían pasar:
que el tipo desconfiara y me dijera:
nos vemos el lunes,
o que me lo diera para poder irme a vegas.
Me lo dio ese viernes.
partí.
sin mirar atrás,
sin despedirme,
con lo puesto,
dejé mis ropas y mis pocas cosas donde mis padres,
puras cosas materiales,
cosas que no me importaban.
manejé horas y horas,
crucé la frontera,
la frontera de californa y nevada,
estaba en otro estado
y mi delito ahora era federal,
ahora jugaba en serio
y me sentí el tipo más afortunado
y valiente del mundo

miércoles, febrero 09, 2011

A favor de la belleza y en contra del lugar común

En estos días se estrena 'Hacerme feriante', de Julián D'angiolillo. Cuando la vi en el Bafici ya escribí algo al respecto, ahora dejo algunos links para que lean una entrevista al director y una nota sobre el lanzamiento de la peli en La Salada, con una función de madrugada. La vuelvo a recomendar porque es una bellísima peli política y, por una vez, la cámara no agrede ni discrimina al que, por ejemplo, piratea DVD

sábado, febrero 05, 2011

3 cosas que traen mala suerte

Esquivar a los gatos negros y no abrir paraguas debajo del techo son costumbres que conviene mantener, pero la mala suerte también se esconde en nuevos lugares. Es hora de conocerlos:

Usar las escalera mecánica cuando no anda: prefiero usar la escalera normal antes que una eléctrica que no anda. Me parece una clara señal de mala suerte, sobre todo porque estamos queriendo usar algo que, en realidad, tiene otra función. Sobre esa alfombra de metal deberíamos deslizarnos y no hacer esfuerzos. Estamos yendo contra la máquina y eso nunca es bueno. La mala suerte se multiplica si se la usa para subir

Ténder vacío: dejar el ténder vacío y abierto me parece que no llama a la fortuna. Después de usarlo, hay que doblarlo y cerrarlo. Un ténder vacío y abierto es un llamado a que la mala suerte allí se pose, como un pájaro de mal agüero

Pasar por debajo de andamios: desgraciadamente, en los últimos años uno se cruza con demasiados andamios por Buenos Aires porque se construye cualquier cosa en cualquier lado. Siento que estos techitos de fierros cruzados alejan a la suerte, nos imponen un techo que no es real. Los esquivo siempre que puedo e intento jamás caminar por debajo de ellos. No creo que se vayan a venir abajo pero tampoco me siento cómodo allí encerrado

jueves, febrero 03, 2011

Vamos DJ, con la mano arriba

Recién son las 24 y me perdí el primer Superclásico del verano, que no me interesaba hasta que supe que no podía verlo, porque en este club de barrio no hay tele. Club de la comunidad paraguaya, en el que una amiga de mi jermu va a festejar su cumple junto a otras amigas y en el que voy a ser DJ por un rato. Con la canchita de papi fútbol decorada con globos, las luces bolicheras encendidas, el sonido armado y la bebida enfriándose, me acerco a la compu para pegarle la primera chequeada a la lista de temas. A pocos pasos de la mesa me doy cuenta que me olvidé en casa el pen drive con la lista que armé especialmente (las carpetas se llamaban Cumbión, Balcanic, Todinho (con música brasilera) y Mamina, poneme un hielito, con hits más actuales). El viaje desde San Telmo Profundo hasta Almagro ida y vuelta me lleva 40 minutos y cerca de la 1.15 me hago cargo de la música. Vuelo de un plumazo un tema supuestamente divertido, no recuerdo si de algún programa de tele o de algún actor que intentó robar con la música. Pongo tres rocanroles muy finos seguidos. Mientras suena Mott the Hoople se acerca una de las cumpleañeras y me avisa que las amigas quieren algo más 'latino'. Arranco con unas cumbias peruanas instrumentales, onda Los Destellos, y acudo a carpetas ajenas para algunos hits tropicales de los 90, tipo Sebastián o Gilda. Menos mal que una chica trajo mucha música que yo no había tenido en cuenta, tipo Shakira, reguetón o 'bailable nacionales', así se llamaba la carpeta que incluía, por ejemplo, Pi pa pú, de Los Visitantes que es nacional pero no creo que sea bailable

Mientras mi asistente me sugiere algunos hits al oído y me trae cerveza, noto que una de las cumpleañeras empieza a venir demasiado seguido a la mesa. Me pide reguetón, me sugiere que me fije en las carpetas que trajo ella. Una se llama 'Los Redondos'. Descartada. Otra 'Tego Calderón', que creo que es un reguetonero pero no estoy seguro. Ella me sugiere algunos temas de Tego, que se debe llamr Tiago y yo me estoy acordando mal pero me da tanta fiaca googlearlo que prefiero rebautizarlo, y los voy mechando a lo largo de la noche. Al fin y al cabo, es la cumpleañera y tiene que escuchar la música que quiere. Al rato se me acerca otra chica y me dice que su novio tiene un disco muy bueno. 'Todo electrónico', dice él, con tono vendedor. Me pareció rara la idea que esa gente, que sólo se movía cuando aparecían las cumbias más conocidas, se bancara el disco del grandote, pero yo ya estaba cansado, me estaba meando encima y no quería más lola. 'Dale, traelo', acepté con un tono de forzadísima buena onda

Le enseñé más o menos cómo se ponían los temas, le señalé el volumen y lo abandoné en la primera curva. No iba yo a hacerme cargo de su disco todo electrónico. Él nunca se había imaginado al frente de la situación pero ahí quedó. A los pocos temas no había nadie bailando, un grupo de amigos se pusieron frente a la pantalla y se peleaban por poner los nacionales bailables o los mejores reguetones que todavía nadie conoce. Aproveché el recreíto para charlar con amigos y para tomar una cervecita más. La fiesta no levantaba y en un momento se dio un silencio. Se había terminado la música. No había nadie frente a la compu. Acefalía total. No lo pude permitir. Me hice cargo de la situación, me di el gusto de poner algunas bandas que me gustan, volví a la cumbia, volvió la gente a la pista, manoteé temas de todos lados y mandé algunos sin tener la menor idea de qué saldría, pero el alcohol también había hecho su parte y ya nadie esperaba tanto de la música. Otra amiga se hizo cargo de la situación cuando volví a cansarme y ya me dolían las piernas de estar tanto rato parado. Me fui de la fiesta con la certeza de haber salvado al mundo una vez más

lunes, enero 31, 2011

Claves para pasar un verano menos de mierda

Vuelve esta sección vieja como el blog y útil como una puteada a tiempo

El tip que les estoy por compartir, ideal para casas o PH, me lo pasó Lili, la gigante que se encarga de la limpieza de la casa, o al menos eso se supone: en los días de mucho calor conviene mantener cerradas las celosías y ventanas mientras el sol las castiga. Se recomienda abrirlas recién cuando el sol haya aflojado. Por bobo que suene, este consejo me hizo pasar menos calor en estos días asquerosos

domingo, enero 30, 2011

En vivo y en directo

Trabajé con adultos con discapacidad mental durante los últimos seis años. Les enseñé periodismo, hicimos programas de tele, radio y revistas que circularon de forma interna. Más laburábamos, más claro me quedaba que podían hacer más, era cuestión de seguir laburando. Por eso, con un dream team, este año armamos un piloto que estamos sacando a la luz y del que acá pueden ver una puntita

Con ustedes, 'En vivo y en directo', el primer programa conducido y producido por adultos con discapacidad mental

jueves, enero 27, 2011

Uka chaka

En YouTube tiene casi seis millones de visitas pero yo recién ayer conocí este video. David no tiene vergüenza

lunes, enero 24, 2011

¿Cómo se dice soga en Alemán? Strick

Por unos segundos, todo se detiene a mi alrededor y quedo hipnotizado por una soga gruesa que aparece en la ventana del aula. Es gruesa, peluda. No imagino de dónde viene porque no hay gente trabajando ni una obra en construcción. La profe sigue hablando en su Alemán natal, Perez tiene cara de dormida y un compañero jubilado, Julio, alcanza el récord de preguntas inútiles por minuto. Pero yo no los escucho porque la soga me abre una ventana hacia la libertad. ¿De dónde colgará? ¿Por qué nadie más la mira? Pienso en abrir la ventana y tirarme sobre ella, como si fuera una liana que me va a rescatar por un rato de esta maraña de consonantes y de preposiciones. Esa soga me llevaría a un lugar mejor, con más aventuras que la de aprender cada declinación para el dativo. ¿Es real la soga? El compañero que está al lado de Julio debería verla, la tiene demasiado cerca. Y tiene mucha pinta de policía. Un oficial que se precie de tal, y que además es bilingüe, con lo cual es muy superior al 96% de sus colegas, debería darse cuenta de que algo esta por pasar. Pero él presta atención y copia todo lo que la profe escribe en el pizarrón. La soga se balancea bruscamente dos o tres veces y comienza a subir. Tomo a ese gesto como un saludo. Siento que la voy a extrañar pero no puedo darme el lujo de seguir distraído. La saludo yo también. Guten morgen

sábado, enero 22, 2011

Ex musical

Llegué al teatro con los brazos cruzados, haciendo puchero, con un amigo que me cuidaba por si me descompensaba y entradas gratis. Fui a ver a Andy Inchausti, con quien toqué todo el año pasado. Pero quiso cambiar de sonido este año y estrenó un trío. Cuando vi el anuncio del show en Facebook me sentí una ex novia. '¿Cómo? ¿Ya? ¿Tan pronto?' Encima publicó una foto, qué promiscuo. Después, por mail, invitó a toda la banda vieja, así que acepté

Me encontré con un ex compañero y le pregunté cómo estaba. 'Como en el casamiento de una ex', me dijo. Me sentí menos solo. Nos sentamos al fondo y me pasé el show buscando los errores, analizando los arreglos nuevos y aguantando las ganas de tocar. También fui el primero en aplaudir en un par de temas que la gente no sabía si habían terminado o si era un arreglo loco. A la salida le dije a Andy que me había gustado todo y lo felicité. A los músicos nuevos no los saludé y los maté con la indiferencia

martes, enero 18, 2011

Para Maru

Hoy se murió mi amiga Maru Kogan, nos conocíamos hacía más de 12 años y compartimos un montón de cosas que hoy estuve recordando en una despedida dolorosa, inesperada. Nuestra amistad tuvo mucho de epistolar. Podíamos pasar meses sin vernos pero nunca meses sin escribirnos. En realidad, nunca pasaban meses sin vernos porque nos cruzábamos mucho por la calle. Siempre fuimos vecinos, aún en distintos barrios, y debe ser la persona con la que más me encontré en la calle (incluso en el video club o la verdulería de Guardia Vieja y Medrano). Hace unos años la convoqué a una revista que quise editar y finalmente quedó inconclusa. Vino a un par de reuniones, participó, se entusiasmó y escribió este texto para la sección Cocina. No se me ocurre mejor manera de recordarla que leyéndola:

3 ingredientes para 3 platos

No soy Narda ni Martiniano,
mucho menos Dolly Irigoyen ni Francis Mallman.
No soy chef pero cocino.
Y me arreglo con lo que hay.

Para los que llegan a cualquier hora y tienen que inventar algo con lo que hay, para los que no tienen tiempo, todo el tiempo, de ir a comprar el ingrediente preciso, al barrio indicado, de aquella comunidad de donde viene el plato en cuestión, y porque la cocina cotidiana trata de hacer algo rico con eso que tiene pinta de sobra.

Tomates, huevos y un pedazo de queso cremoso

Omelette (para uno):
1 tomate
2 huevos
La cantidad de queso que le pondrías a una porción de pizza.

Batí los dos huevos en un bol pequeño. Cortá el queso y los tomates en cubitos.
Rociá la sartén con fritolín, y si no tenés, con apenas una gota de aceite. Ponela a fuego máximo durante aprox. un minuto y después bajá el gas a medio. Echá los huevos batidos, de modo que ocupen toda la superficie de la sartén (como un panqueque). Cuando se logre una consistencia más sólida sin que esté del todo cocida, echá, de un solo lado (porque el otro después lo vas a levantar para cerrar el omelette) los cubitos de queso y tomate. Esperá unos segundos y tomá una espátula o espumadera para levantar la mitad libre del omelette y cerrarlo. Luego de aprox. un minuto más, cuando el queso empieza a salirse por un costado, es momento de apagar el fuego, y servir.

Tip 1: si tenés orégano o ajo y perejil para echarle a los huevos batidos, obtenés mucho más sabor.
Tip 2: si le echás apenas un chorrito de leche a los huevos batidos, el omelette sale más esponjoso.
Tip 3: lo ideal es que la sartén sea de teflón (no así para otro tipo de fritura, como las papas fritas).


Ensalada de huevo duro, tomate y queso:
1 huevo por persona
1 tomate por persona
y de queso, lo que tengas

La clave de la ensalada es hacer bien el huevo duro:
Poné agua fría en un cacharro y apoyá (no lo tires porque se rompe) el huevo con el agua así, porque si esperás a que hierva, el cambio de temperatura quiebra el huevo. Poné a hervir el agua con el huevo y una vez que hierve, dejalo cocinar durante diez minutos. Sacarlo y poner a enfriar.

Cortá los tomates y el queso en cubitos.
Mezclá en un bol.

Tip 1: condimentar la ensalada requiere de un orden. Primero se echa la sal, después el vinagre o aceto, y para terminar, el aceite. No hay que empezar por el aceite porque teje una lámina que impide el paso de los demás condimentos.
Tip 2: si no sabés si vas a comer toda la ensalada, condimentá en tu plato y dejá lo que queda en el bol sin condimentar, así podés comerla al día siguiente (la ensalada condimentada, al día siguiente es incomible).


Bed Venedora:
2 huevos por persona
2 tomates por persona
Y si tenés, ajo.

Es una receta de de-formación árabe, que existe y se sirve en Medio Oriente casi tal cual a como se explica aquí. Simple, rica y hasta étnica. No es otra cosa que revuelto de tomate y huevo . El queso te lo dejo para la picada, mientras cocinás.
Cortá el tomate en cubitos. Echá una gotita de aceite en la sartén (esta vez recomiendo que no sea de teflón, sino esa vieja sartén toda corroída que cocina las frituras más ricas) y calentá a fuego máximo. Después de unos segundos, si tenés ajo, saltá el ajo, y si no, directamente los tomates. Dejalos en fuego máximo hasta que hiervan y empiecen a deshacerse y ahí rompé los huevos y echalos a la sartén. Revolvé como para que quede el huevo revuelto con el tomate. Echá toda la sal que quieras y serví.

viernes, enero 14, 2011

Yo soy de issos

¿Vieron que hay tipos que se la pasan falando en portuñol apenas llegan al aeroporto? Bueno, yo soy de issos. Me pasé la lua de méu falando en tudo momento. Y con mucho sucesso. El último día, escuché cuando un vendedor le decía a otro que yo hablaba portugués. ¡Valeu, cara!

jueves, enero 13, 2011

Acerca de las bicis con motor

El título de este post estuvo puesto durante los últimos meses pero no lo podía escribir porque no lograba descifrar qué pensaba acerca de las bicis con motor. Se pusieron de moda en este último año, justo el año en que menos anduve en bici porque no pude recuperarme del robo que sufrí hace un tiempo. La mejor bici que tuve en mi vida fue reemplazada por una de mi vieja, que estuvo encerrada durante más de 20 años en una baulera. Se podrán imaginar que, como cualquiera que sufra semejante inactividad, la bici necesitó de mucha kinesiología para volver a tener un andar decente. Se me rompió demasiado seguido, pinché muchas veces, se me desarmó de distintas formas

Esa bici, elegante, roja, un talle más chico de lo que necesitaba, fue pésimamente arreglada (a martillazos, frente a mi mirada atónita) por un bicicletero que está por recibir una carta documento. Con esto quiero decir que no estoy andando en bici hace meses y que no tuve demasiada cercanía con este engendro que ganó las calles porteñas en los últimos meses. Hasta hoy, cuando vi a un flaco que estaba tunneando a su bici en ese mismo momento. Y ahí, en plena operación, me sentí como en un quirófano. ¿Qué es eso de andar agregándole órganos a una bici? La bici es como es. Y por algo nunca tuvo motor. Desde el momento en que se le extirpa su principal gracia (ser uno su propio motor), la bici deja de ser tal para pasar a ser otra cosa, medio travesti, que no me interesa para nada

sábado, enero 08, 2011

Next Level

Tengo comprobado que si a alguna persona le cuento que en marzo me voy a Alemania, una de sus primeras tres preguntas será '¿y con la casa qué vas a hacer?'. Durante meses, respondí que recién me iba a preocupar por ese tema cuando volviera de la luna de miel. Dos días después de haber vuelto, un gran amigo se transformó en inquilino. Me alivió tanto que esa respuesta llegara tan rápida y naturalmente. Él se quedó mientras no estuvimos, la cuidó, aprendió las mañas para algunas puertas, le habló a las plantas (también las regó), conoció a Lili. Esa pregunta era como una usina de ansiedad. Ahora que está desactivada, permite planificar con mayor claridad. Por ejemplo, cada vez que abro el placard miro la ropa y juego un casting mental. Imagino qué me llevaré y qué será descartado. El jueves separé unas cuantas remeras que no vendrán a la aventura europea y se las regalé a unos amigos (hippies). Las dejé arriba de una mesa y dejé que ellos se las dividieran. Con estas cositas, y también con empezar esta semana un curso intensivo de Alemán, me doy cuenta de que me estoy yendo. Y a medida que se acerca la fecha (que no tengo confirmada), me voy cebando un poquito más

viernes, enero 07, 2011

Adiós año viejo

Lo vimos salir del árbol que estaba al lado del balconcito, durante el atardecer del 31 de diciembre. Era tan feo que no quiso mostrar su cara, sólo vimos parte de su cuerpo y su cola, que se iba haciendo más blanca a medida que iba terminando. Era una comadreja o un bicho similar. Andá a saber cómo se dice en portugués. Pesado se lo veía. Grandote. Bajó sin mucha gracia del árbol, se metió entre unas plantas tropicales y no se lo vio más. Era el 2010. Así se escapaba, antes de que empezaran los brindis y los fuegos artificiales. No se quedó a la fiesta, se fue sin saludar. No podía esperar menos de un año al que corrí de atrás durante varios meses y, una vez que lo alcancé, se me fue más lejos todavía. Nos quedamos sorprendidos con la aparición del año viejo. Perez a los pocos días se encontró con el 2011 en el medio del mar, pero esa es otra historia

Lecturas de verao

'Nuestro hombre en La Habana', de Graham Green: hace poco leí que alguien lo recomendaba mucho y el libro no me defraudó. Es la historia de un inglés que vive en Cuba, vende aspiradoras y recibe el ofrecimiento para transformarse en espía para su país. Mi personaje preferido fue su hija, una proto putita en desarrollo, que lo manipula y lo hace quedar aún más tonto. Me encantan los libros y las pelis en las que las autoridades militares son ridiculizadas en sus modos, sus estructuras y sus ideologías. Ese mundo del recontra espionaje (con sus tragos a cualquier hora del día) queda muy bien retratado

'La máquina de pensar en Gladys' y 'La banda del ciempiés', de Mario Levrero: Dolly vino a casa, me dijo 'te traje este libro. Te va a gustar' y me entregó 'Dejen todo en mis manos'. Bien esa actitud, hay que copiar ese gesto. Me encantó esa novela, me cagué de risa, la presté sin su permiso (ya me la devolvieron) y seguramente la regale en breve a algún amigo. Me entusiasmé con Levrero y compré estos dos, que me gustaron mucho menos. Encontré un tono y un humor similar en 'La máquina de pensar en Gladys', que tiene algunos cuentos muy cortos y otros más largos, de más de 30 páginas, pero la novela se me hizo muy larga. Y desapareció por completo la primera persona del tipo, que era lo que más me gustaba

'Agosto', de Romina Paula: la leí en un día y me gustó mucho. Me interesó más la forma en la que está contada que la historia en sí. No me identifiqué con algunos guiños generacionales (no vi 'Generación X' ni 'Six Feet Under', ni me acuerdo qué cantaban Counting Crows) pero me gustó que aparecieran. Es un relato muy oral y lo asocié a la idea de un diario grabado que de un diario escrito. Me gustaron los capítulos en los que la protagonista contaba alguna noticia sangrienta que había escuchado en la radio o leído en el diario. Por momentos odié a la protagonista por su enrosque mental pero, bueno, era una mina que te enrosca y después no coge

Para darle descanso al ojo, también me llevé dos libros gráficos

'El síndrome Guastavino', de Carlos Trillo y Lucas Varela: cuenta la historia del hijo de un milico torturador de la última dictadura. Me gustó más esa búsqueda por darle una vuelta a un relato de esa época que el cómic en sí. Los dibujos son geniales y la trama, a veces, se me hizo medio demasiado de género. No me gusta mucho ver a un personaje pensando cosas como 'ahora iré a mi casa y pondré en marcha blaca blaca'. Igual, está muy linda la edición y banco como loco este mini furor historietil argentino
que se viene sosteniendo hace un tiempito

'Antifichus', de Rapa Carballo, Andrea Carballo, Sole Carballo y Gustavo Álvarez Núñez . Es una especie de enciclopedia gráfica sobre la Argentina, su historia, sus héroes, costumbres, la argentinidad, por así decirlo. La estética toma como disparador a una colección de figuritas que encontraron unos hermanos en la casa paterna, o algo así, y tampoco me interesa si esa historia es real o no, con que hayan tenido la idea me parece suficiente. Además de las fichus intervenidas, muchos artistas de estéticas y técnicas muy distintas completan esta disección del imaginario argentino. Pop con neurona

miércoles, enero 05, 2011

El crucero invasor

Como hace un tiempo, un viaje se empezó a terminar antes de tiempo a causa de una inesperada invasión de argentinos. Me había preparado mentalmente para reencontrarme con mis compatriotas un día después, en el aeropuerto, por lo que el factor sorpresa hizo que el impacto fuera mayor. Me había pasado dos semanas casi exclusivamente entre brasileros, rodeado de las panzas de ellos y de la coquetería de ellas. De su cordialidad hasta para pisarte y para colarse siempre que pueden. No entiendo a los que no les gusta Brasil o los que odian a los brasileros. Tenemos tanto para aprender. Volví, una vez más, idealizándolos, mirándolos con una admiración de adolescente. Porque, no jodamos, son genios: tienen playas increíbles, viven con poca ropa, ellos en sunga, ellas llevan vestiditos, accesorios y cremas a todos lados. Disfruté falando portuñol y compartiendo excursiones con tomadores permanentes de caipirinhas. Hasta que el cielo se empezó a nublar. Primero vi a un flaco con un short de Gimnasia de La Plata, pocas cuadras después escuché a una mina que le estaba enroscando la cabeza al novio y cuando vi a un padre con dos bosteritos me quedó claro que la invasión era un hecho. Cada dos días, llegan cruceros a la isla y, en este caso, se trataba de un cargamento de argentinos. Los trámites de migraciones los empecé en la playa, cuando escuché la palabra 'Sarandí' dicha con mucha tonada porteña. Se me empezó a ir el bronceado, me volvieron dos contracturas y se me desató la sunga. No dejemos pasar por alto este detalle: me compré una sunga y la usé casi todos los días. El único día que no la usé fue porque estaba demasiado mojada y la verdad es que la extrañé