martes, junio 17, 2008

Un ritual que tenía olvidado

Intentar abrir el envoltorio por el costado. Usar las uñas, desesperarme, hincar un diente, lograr una grieta, tirar del plástico y quitarlo. Abrir la cajita, mirar el lomo del CD, sentir el olor que sale de la cajita, sacar el librito, con mucha delicadeza para no dejar los dedos marcados. Mirar las fotos, leer la ficha técnica, averiguar cuáles son los músicos invitados, curiosear los agradecimientos. Leer las letras a medida que escucho el disco, guardar el librito con el mismo cuidado con el que lo saqué

Hacía mucho que no abría un CD y no me reencontraba con este ritual tan íntimo

2 comentarios:

Culpa de la Calor dijo...

Yo sacío ¿? el ritual de abrir cds con libros.

No es lo mismo, pero bue.

M.- dijo...

Como se perdió la costumbre... por suerte el Indio cada tanto saca un disco y despunto el vicio. No puedo reprimir la curiosidad, maestro: que obra le llevó a revivir aquellos momentos?