miércoles, marzo 25, 2009

El whisky del zeide




Hoy me enteré que mi abuelo materno, mi zeide León, en términos un poco más judíos, había comprado esta botella para abrirla en el festejo de mi Bar mitzva, esa ceremonia que representa algo así como el paso a la adultez (a los 13 años) de los niños. No la pudo abrir porque se murió unos 3 años antes (o un poquito más) y mi vieja se la quedó. Me sorprende que la haya comprado, como mínimo, tres años antes del evento. Yo la descubrí hace poco en un placard, rodeada de Maizenas, arroz shamaní y pregunté si me la podía llevar. Me parecía que no estaba en el lugar indicado. Nadie me contestó, así que tomé a ese silencio como un sí. Hoy me la traje para casa y acá encontró compañía y ya se hizo algún amiguito. Nunca había visto una botella de dos litros de whisky. No sabía que existían y me parece ideal para tener ahora que viene el otoño. Se le evaporó un poquito, pero calculo que va a estar rico. Obviamente, el primer brindis saldrá en nombre del zeide León


Nótese que viene con una manija para poder domarlo pues es muy grandote

2 comentarios:

Ezequiel Botana dijo...

Y yo boludeando con el de litro... probaste el chiquito?, ahora probá el grandote

Lake dijo...

Jaja, que grossa la historia de ese whisky!
Abrazote!