lunes, marzo 23, 2009

Acerca de la relación de dependencia

El otro día nos colgamos hablando con el amigo Stoessel (chequen sus dibujos, son muy lindos) acerca del trabajo en relación de dependencia y sus consecuencias. Teniendo en cuenta que ambos laburamos por nuestra cuenta desde hace un par de años, era de esperar que ninguno dijera 'qué ganas de volver a la oficina de 9 a 18'

La charla incluyó un párrafo que me interesó y que tiene que ver con los mundos que te perdés de conocer por hacer durante mucho tiempo una misma cosa. Si te pasás todos los días de tu vida rodeado de las mismas personas, haciendo más o menos lo mismo, si en algún momento cambiás un poco de aire, lo más probable es que te cagues todo. Si salís poco de tu burbuja diaria, todo el resto te parece extrañísimo

Estar tan automatizado te saca posibilidades de conocerte en otros ámbitos porque sólo manejás un estilo, un código, un ambiente. Si te surge una chance de cambiar de laburo, si empezás un curso de algo, si conocés gente a través de un amigo, es casi seguro que te sientas inseguro porque estás acostumbrado a otra cosa. Ahí es cuando te empezás a comer la cabeza con que eso no es para vos, con que no es el momento de cambiar, con que hay que esperar a que pase la crisis y que mejor me quedo donde estoy

4 comentarios:

Joulimousis! dijo...

hace 2 años decidimos dejar de laburar en relacion de dependencia, pero para no perder la costumbre nos colgamos un cartel que dice:
www.de9a18studio.com.ar

porque una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa

Chancha dijo...

y así se te pasan 12 años. Y la vida, la capacidad de aprender y hasta las ganas. Yo renuncio dentro de dos meses de mi único trabajo y por los exactos motivos de este post!!! :)

Leo dijo...

Me encantó este post. Estoy totalmente de acuerdo con vos. Por eso me propuse hacer algo nuevo todos los días, algo que nunca hice antes y que rompe con mi rutina oficinesca-universitaria. Para eso abrí mi blog. Date una vuelta.

Anónimo dijo...

leo el post atrasado en un momento tan tan justo que ahora tengo la fantaía de ubicarte y pedirte opinión al respecto.