domingo, septiembre 07, 2008

Este es el aguante

Una fuente inmejorable me comentó hoy que el estado de salud de Charly García no sólo es bastante triste, sino que no tiene mucho arreglo. Su caso no mejoraría con buena voluntad, con un entorno que lo contenga ni con que se rescate un poco. Para no entrar en una jerga que no domino, resumiría diciendo que tiene el cerebro frito. O 'agujereado', para repetir el término que escuché

¿Vieron que la gente que sufrió quemaduras severas en su cuerpo puede seguir viviendo, pero igualmente les queda la piel chamuscada? Bueno, algo parecido le sucede al cerebro de Charly. Tanto rock durante tantos años seguidos le provocaron heridas que no se curan y que, al estar en el cerebro, le generan desórdenes en su comportamiento

La noticia no me sorprendió pero sí me puso triste. Charly fue mi ídolo indiscutido durante buena parte de mi vida, sus canciones me acompañaron a lo largo de varios años y muchas de ellas me siguen pareciendo hermosas, pese a que se hace difícil seguir valorando aquello que uno ya escuchó tanto. Me quedé pensando en que el caso como de Charly es único, creo que no hubo un artista con tanto genio, con épocas de tanto éxito y con una decadencia pública tan larga y tan mediática

Ojalá se mejore todo lo que pueda. Yo siempre lo voy a seguir queriendo por momentos de intensa belleza como éste:

2 comentarios:

p.d. alvarez dijo...

Es horrible, pero era previsible, decía una bella canción.

Y de corazón espero que se mejore o que encuentren las pastillas necesarias para que esas heridas provoquen los menores daños posibles.

Gala dijo...

Pobre, che! Tan heavy es la cosa?