domingo, marzo 30, 2008

Tristezas de la vida

Pocas cosas son tan tristes como salir un sábado (o domingo) a la mañana para cumplir con alguna obligación y cruzarte con la gente que está saliendo de los boliches o volviendo de sus salidas. Qué contraste, qué tristeza

1 comentario:

Nacho! dijo...

Siempre puede ser peor. Esperaba el bondi para ir a la facu un sábado a la mañana y me quiso robar una tribu de gente que salía de un boliche y terminamo' a las piña'...taqueloparió..