lunes, noviembre 13, 2006

Vecino pizzero

El año pasado descubrí que un vecino del segundo piso es uno de los responsables del mostrador de la pizzería El Cuartito. El día que lo descubrí en acción, o sea, en la pizzería, no me animé a saludarlo por miedo a que no me reconociera. Después me dio vergüenza abordarlo en el pasillo del edificio. ¿Qué le iba a decir? 'Te vi laburando en El Cuartito. Qué buena pizza, eh'. El tipo, como cualquiera, debe odiar su trabajo y, aún más, que le hablen de él. Pero yo siempre fui fana de esa pizzería. Con mi familia íbamos mucho y de grande seguí yendo con amigos. Es realmente de las mejores de la ciudad, aunque un poco cara. Cuando lo veo en el hall o en la escalera, no dejo de imaginarlo con el delantal blanco y cenando pizza todos los días. No creo que algún día me anime a decirle algo al respecto. Es más, últimamente me da vergüenza ir al Cuartito por miedo al encuentro. En algún punto, siento que descubrí su segunda personalidad, pero no quiero desenmascararlo

1 comentario:

zaaaa dijo...

Dale, tontito, animate a saludarlo y felicitarlo por la pizza!!

No te va a pasar nada, no seas miedosa!