miércoles, junio 08, 2005

El bueno de José


Apenas el gran Marcelo se quedó sin energías, le supliqué al cielo (y a Don Julio) que eligiera a José Pekerman para el puesto. No quería a Bianchi, no sé porqué, prefería a José, con esa cara de judío bueno, de ex tachero que nunca se animó a mentir (fue tachero en serio!). Sin embargo, en los últimos días me agarró un miedo que todavía no me suelta.

Muchos dicen que los grupos de trabajo terminan siendo el reflejo de su líder, de su conductor. Si tomamos esa frase como cierta, podríamos acordar que la selección del 2002 era tan obsesiva en su modo de jugar como lo era su técnico. Ninguno se salía del libreto, presión para recuperar la pelota, desborde, centro y a ver si Bati la agarra.

También podríamos ejemplificar con la selección del Coco Basile (la del '94, no me refiero a las anteriores), que era tan poco afecta al trabajo estratégico como su DT. Se basaba más en la improvisación y en su carácter ganador.

Pues bien, lo que me tiene preocupado del equipo de José es que carezca de la maldad de la que carece el bueno de José. Tengo miedo de que sus equipos sean demasiado tibios, que se duerman en el toquecito y que no agredan al rival.

Me dejó preocupado la cara de José al costado de la cancha en el partido en Ecuador. Esa cara tan parecida a la de Fernando de la Rúa, como autista, como a quien se le está incendiando la casa y se pregunta dónde dejó las llaves.

¡Vamos José! Despierte lo antes posible, convenza a sus jugadores. Tenemos un año todavía. Desde acá, lo bancamos y rogamos por no verlo volviendo de Alemania en helicóptero.

1 comentario:

esat yilmaz dijo...

Hola todos me gustaria compartir mi blog con usted espero que puede visitarle
cappadocia tours porque quiere algien que quiere escribir algo en mi blog estambul tours