jueves, octubre 09, 2008

Milagro

Llegué temprano a la dependencia municipal en la que tenía que hacer un trámite. No había cola, nadie estaba esperando. Me atendieron rápidamente y de un modo bastante cordial. Me dieron un formulario, me pidieron fotocopia del DNI y me mandaron a pagar a la caja. En la caja tampoco había nadie, pagué, me dieron monedas y me fui a buscar una fotocopiadora. Encontré una a pocos metros del lugar. Estaba vacío y me fui en menos de dos minutos. Volví a la ventanilla y me encontré con un viejo que quería que lo atendieran, pero me dejó pasar ('tengo toda la vida por delante', me dijo). Entregué todo y me fui pensando en que me salió todo demasiado bien. Ahora siento que tengo una mira roja de láser en la frente o que un piano me está por caer encima en cualquier momento

2 comentarios:

Poulette dijo...

"Sr. Bienahí, hubo un problema con el sistema, va a tener que realizar el trámite nuevamente"

Gala dijo...

Realmente che... Yo tbn temería x mi vida. Es demasiada fortuna para lidiar con la burocracia.