domingo, julio 06, 2008

Olvidadizo

De los últimos cuatro días, hubo dos en los que me olvidé el celular en casa. Me di cuenta de que no lo tenía a los pocos metros de haberme alejado de la puerta, pero decidí no volver. Lo tomé como obra del destino, de mi torpeza (por haberlo olvidado mientras se cargaba) o como un gesto inconciente. Como sea, no regresé a por él. Me tentaba la idea de volver a ser inubicable, de no mirar a cada ratito si llegó un mensaje o qué hora era

Le sigo encontrando mucha utilidad a tomarme mini vacaciones de este tipo de cuestiones, como al mail. En la semana estoy tan conectado a estas cosas que siento algo muy raro cuando el bolsillo no me vibra por unas horas

2 comentarios:

Agos P dijo...

Hola Milton!! como andas?? primero que nada, queria decirte que me encanta tu blog!! esta muy bueno...

Segundo que nada :P, yo tmbn soy celular-dependiente, y ODIO que sea así..pero si llega a pasar un dia que me lo olvide en algún lugar, se me arruinó la jornada...lo que pasa es que es MUY util, y siempre tenes que contactar a alguien o te tiene que ubicar por algo...ya sea de trabajo, o por otra cosa...y pensar que hace algunos años casi NADIE tenía celu, y el mundo = giraba........

Saludos!!

Agos P dijo...

Jose! mil perdones, no sé xq te puse "milton" en el comentario anterior, soy muy colgada...! :P