miércoles, enero 05, 2011

El crucero invasor

Como hace un tiempo, un viaje se empezó a terminar antes de tiempo a causa de una inesperada invasión de argentinos. Me había preparado mentalmente para reencontrarme con mis compatriotas un día después, en el aeropuerto, por lo que el factor sorpresa hizo que el impacto fuera mayor. Me había pasado dos semanas casi exclusivamente entre brasileros, rodeado de las panzas de ellos y de la coquetería de ellas. De su cordialidad hasta para pisarte y para colarse siempre que pueden. No entiendo a los que no les gusta Brasil o los que odian a los brasileros. Tenemos tanto para aprender. Volví, una vez más, idealizándolos, mirándolos con una admiración de adolescente. Porque, no jodamos, son genios: tienen playas increíbles, viven con poca ropa, ellos en sunga, ellas llevan vestiditos, accesorios y cremas a todos lados. Disfruté falando portuñol y compartiendo excursiones con tomadores permanentes de caipirinhas. Hasta que el cielo se empezó a nublar. Primero vi a un flaco con un short de Gimnasia de La Plata, pocas cuadras después escuché a una mina que le estaba enroscando la cabeza al novio y cuando vi a un padre con dos bosteritos me quedó claro que la invasión era un hecho. Cada dos días, llegan cruceros a la isla y, en este caso, se trataba de un cargamento de argentinos. Los trámites de migraciones los empecé en la playa, cuando escuché la palabra 'Sarandí' dicha con mucha tonada porteña. Se me empezó a ir el bronceado, me volvieron dos contracturas y se me desató la sunga. No dejemos pasar por alto este detalle: me compré una sunga y la usé casi todos los días. El único día que no la usé fue porque estaba demasiado mojada y la verdad es que la extrañé

6 comentarios:

Staff de Bla Bla Bla dijo...

La plaga argentina invade donde sea y cuando sea... Encima, se hace notar...
Muy bueno! Saludos!

Sol dijo...

hace falta usar sunga?! mundialmente esta mal... no es cuestión de animarse o no, es cuestión de no usarla.

jose dijo...

Sol: pero por favoooor, es comodísima

Lola dijo...

digale no a la sunga!

perez dijo...

Las que dicen "no a la sunga", ¿pueden por favor fundamentarlo? No lo entiendo, ver bultos me parece algo bueno.

canonina dijo...

Digale ¨sí a la sunga¨, pero contemplando casos de excepción a saber: 1) cuando hace resalta mucho la panza. 2) cuando es usada por un familiar mayor de 60 3)cuando el que la lleva es demasiado dotado