sábado, enero 08, 2011

Next Level

Tengo comprobado que si a alguna persona le cuento que en marzo me voy a Alemania, una de sus primeras tres preguntas será '¿y con la casa qué vas a hacer?'. Durante meses, respondí que recién me iba a preocupar por ese tema cuando volviera de la luna de miel. Dos días después de haber vuelto, un gran amigo se transformó en inquilino. Me alivió tanto que esa respuesta llegara tan rápida y naturalmente. Él se quedó mientras no estuvimos, la cuidó, aprendió las mañas para algunas puertas, le habló a las plantas (también las regó), conoció a Lili. Esa pregunta era como una usina de ansiedad. Ahora que está desactivada, permite planificar con mayor claridad. Por ejemplo, cada vez que abro el placard miro la ropa y juego un casting mental. Imagino qué me llevaré y qué será descartado. El jueves separé unas cuantas remeras que no vendrán a la aventura europea y se las regalé a unos amigos (hippies). Las dejé arriba de una mesa y dejé que ellos se las dividieran. Con estas cositas, y también con empezar esta semana un curso intensivo de Alemán, me doy cuenta de que me estoy yendo. Y a medida que se acerca la fecha (que no tengo confirmada), me voy cebando un poquito más

5 comentarios:

Sol dijo...

No sabia que Verga mudanzas, tenía tantos años.. y yo recién hace un año que vi uno de los camioncitos.

Tomás en Shorts dijo...

oh si, gran pueblo la alemania, muchos amigos, mucho cervezas, hooo si. bien por ir a conocer el pueblo y las costumbres alemanes!

Anónimo dijo...

Puto (?) pasé media hora por tu casa y no me diste un remera!!!!!

Leo Carioca

Lau dijo...

Me divierte pensar que vas a empezar a escribir tus aventuras pero como alemán!! que bueno! ¿como se dice bien ahí en alemán?

la brux

Javier dijo...

Entretenido el blog, entré de pasada porque estoy por hacer el trámite del pasaporte y vi tus posteos, ando haciendo meditación zen antes de iniciarlo, para no perder la calma jajaja

Un saludo desde Cordoba!