martes, noviembre 25, 2008

Debates inútiles (Hoy:Indicaciones al heladero)

Ayer viví la tristísima experiencia de recibir un helado con mucho más de un gusto que yo consideraba de relleno y mucho menos de los gustos que más ilusión me habían dspertado. Por ende, terminé casi empachado de mousse de limón y me quedé con las ganas de más sambayón con almendras

Esto me llevó al siguiente debate inútil, que ahora lo hago extensivo con todos ustedes: ¿debemos indicarle al heladero cuáles son los gustos que esperamos que tengan mayor cantidad o eso seria una falta de respeto con él, que trabaja de eso y, en algún punto, lo debe suponer? Hasta ayer, me parecía de obsesivo hacer este tipo de indicaciones, pero ahora creo que me pasé de bando

2 comentarios:

Fede dijo...

Siempre -SIEMPRE- damos indicaciones de cuánto queremos de cada gusto.
El motivo es claro: tenemos un amigo al que le gusta el helado de coco. Ese siempre recibe menos.

Deíctica dijo...

Coincido con Fede. Hay que dar todas las explicaciones. Incluso cuál va arriba y cuál va abajo, aunque esto ultimo es inutil, porque depende de la consistencia de cada gusto (o eso al menos dicen ellos, no sé si porque es verdad o para ejercer cierta tiranía y control sobre sus pequeñas creaciones)