miércoles, septiembre 15, 2010

Pequeñas rebeldías

Una de mis pequeñas rebeldías que recuerdo con más cariño fue cuando, a los 16 años, saqué las plantillas de mis zapatillas y las tiré a la mierda. No quería esos pedazos de cuero, desflecados y olorientos, en mis pies

5 comentarios:

Lola dijo...

quedaron mas comodas? porq viste q a veces es muy incomodo sin plantillas

kit solo dijo...

QUÉ wweno quedó el blog!

y yo le re saqué las plantillas a mis zapas naranjas nuevas porque CADA vez que me las ponía tenía que hacer un curso MasterYoda de paciencia para que quedaran en su lugar, nowai

Nausica dijo...

jajaj Yo tengo un prontuario de pequeñas rebeldías.
A los 3 años me tocó ser una de las nenas que sostenían la cola de la novia, en el casamiento de mi tía, y me habían puesto una coronita de flores horrenda, y yo me la sacaba cada 5 minutos, y mis viejos me la volvian a poner. Cuando empezó la ceremonia, en el medio de la caminata, me contaron mis viejos que me la saqué, la pisé, y los miré desafiante, sabiendo que no me iban a fajar adelante de todos, y seguí caminando.
Es que yo ví algunas fotos, era una coronita realmente fea.

El Vasco dijo...

Por qué tenían plantillas? Para lavarlas?

exseñoM dijo...

¿plantillas ortopédicas?