viernes, febrero 12, 2010

Confesión

Luego de pelear, durante un buen rato, por lo que sería mi sueldo, de aguantarme un silencio larguísimo en el que las miradas a los ojos nunca aflojaron, de negociar y de buscarle la vuelta, llegamos a un acuerdo que me interesaba. Dimos por finalizada la reunión, el flaco que será mi jefe me dijo que volvía en diez minutos y se dejó su cuaderno en la mesa. ¿Ustedes qué hubieran hecho? El cuaderno estaba al alcance de la mano y era seguro que no volvía por diez minutos. ¿Qué esperaba que hiciera? No voy a disculparme por esto en el próximo Día del Perdón

7 comentarios:

hilitos dijo...

Ok, qué había?!

jose dijo...

Una lista de sueldos, por ejemplo

Joaquin dijo...

Habia que tener mucho huevo para agarrar el cuaderno. Llegaba a aparecer y estabas MUY jodido.

Gabriel dijo...

no habrá tenido una cámara para ver q hacías??

Laura Brizuela dijo...

Y además de la lista de sueldos... en el cuaderno había una lista de romances ocultos, dinero sucio, droga y rock and roll?

Anónimo dijo...

y estabas mas o menos en precio o te estaban cagando?

Lake dijo...

Eso! Estabas bien cotizado?