martes, abril 28, 2009

Latida fallida

Hoy estaba seguro de que me iba a encontrar a alguien en el subte. En mi vagón no conocía a nadie, así que fui a comprobar mi latida al vagón siguiente. Tampoco me encontré a nadie, así que acepté rápidamente el fracaso de mi olfato social

1 comentario:

David Rojas dijo...

Por ahí estaba entre los pasajeros que no identificaste, y el problema entonces no son las latidas sino los lentes.