jueves, mayo 28, 2015

Gente que me cruzo en Berlin

Flaco, alto. Rubio, con un gorro marrón de lana tejido a mano y doble camisa abrochada hasta el último botón. La cara larga como feriado sin plan. Muchos puntos negros en la nariz me distrajeron y no me permitieron entender qué eran esas hojitas cortadas a mano que me sacudía in your face, en las que había poemas, o algo así, que él utilizaba para empezar un diálogo, y luego incorporar elementos del interlocutor, como lo azul de mi campera. Qué suerte que la notó, pensé, la compré en Paris de oferta, pero no entendí nada, nada más, y me preguntó si yo hablaba en inglés. Yes. Ah, y arrancó in english. Sorry, I'm going to the dentist, I'm not in the mood, le dije. Y se fue, muy tranqui, con sus poemas, su performance, o algo así, en búsqueda de alguien más que frenara y lo mirara a los ojos para volver a sacar las hojitas. Un poco más desalentado seguí caminando yo, pocos metros antes de llegar a la dentista japonesa, con quien el diálogo no es más fluido.


No hay comentarios.: