domingo, julio 11, 2010

Árabes

Mustafá me mostró cómo se debe cortar la carne del shawarma. Liliana me trató como a un sobrino, me convidó dos mini lahmashin riquísimos y me dijo que conocía a alguien con mi apellido. El hermano Jalil que me atendió me cayó muy simpático y Balil no me atendió ninguna de las tres veces que fui a su local. No le interesaba ser entrevistado. Son los cuatro dueños de los restoranes que recomendé en Radar

4 comentarios:

Mala Pe. dijo...

Hey yo quiero trabajar de eso! Envidia sana...
Bueno no, en realidad me parece que te odio... ;)

Nico dijo...

uhh que rico la comida arabe, hace cuanto que no como!

Marian dijo...

Uhh, que ganas de comer. Y acá lo único que puedo llegar a encontrar es pan árabe nomás. Ufa.

Pablo dijo...

Justo leí el Radar, cosa que no hago nunca, y de pedo ahora te encontré boludeando en la web. Insólito! Me encanta comer en ése tipo de boliche. Dos datos que capáz son viejos:
Los del boliche de Charcas tienen al hermano en Canning y El Salvador. Y te recomiendo la empanadería de Aranguren a unos metros de Cuenca: la mejor empanada que comí. Y un lugar relindo.
Un abrazo