viernes, noviembre 05, 2010

Todavía creo en mirar a los ojos

Las canciones de protesta de los ochenta volvieron para quedarse. Nunca había imaginado semejante pesadilla. Por favor, si se actualizaron los reclamos, actualicemos también la banda de sonido

8 comentarios:

Fede dijo...

Ayer tuvimos una discusión con mis amigos justamente sobre este tema. Cortamos la discusión cuando uno avaló a Rosana...

jose dijo...

Seamos serios

Y escrachá a tu amigo. ¿Quién fue? ¿Diego?

Anónimo dijo...

esas canciones me hacen acordar a los programas de Badía, que por cierto detestaba.

perez dijo...

Por lo menos volvamos a los '90, con los Cadillacs cantando "Desapariciones". No, mejor no.

Anónimo dijo...

Perez

Al revés que Gardel, Vicentico cada día canta peor.

Y en Desapraciones en particular desafina más que Lito Nebia, todo un logro.

Le digo no a la canciones "con mensaje" de los 80.

Siempre pienso cuánto mejor hubiera sido que el micro de la nueva trova rosarina se hubiera fundido en San Nicolás.

Leo Carioca

Anónimo dijo...

No viene a nada, pero Víctor Hugo con ese mate me hizo acordar de algo que me contaron una vez: a principios del siglo pasado los tipos de la aristocracia cuando viajaban a Europa en barco se llevaban un pibito que les cebaba el mate.
Nada que ver con Víctor Hugo, pero me acordé de eso.
Saludos a todos los que me conocen, Dolly.

MateConDuraznos dijo...

Dolly, me hizo pensar en cierta dirigente sindical que, cuando va a reuniones -incluso en Europa-, se lleva a una asisente para que le cebe mate... pero tampoco viene al caso.

Hoy justamente me desperté cantando esa canción.
Todo es culpa de 678.

Malhumoretti y Neptuno dijo...

ladris totales